Corea. Tierra de Tigres y un Viaje de Caza en 1912

Desde tiempos muy antiguos, los tigres habitaban la península de Corea y están presentes incluso en el mito de fundación de esta cultura. Para los surcoreanos, el tigre representa fuerza, protección, determinación, salud y un largo etcétera. Corea es una de las pocas regiones del mundo donde dos tipos diferentes de tigres tienen su hábitat natural. El tigre de Amur se encuentra en algunas de las junglas y sabanas de Corea del Norte, mientras que el tigre blanco habita algunas de las zonas montañosas con nieve de la península.

Los tigres son de buen augurio para los coreanos, se cree que rugido ahuyenta a los malos espíritus. De igual forma, se consideraba al tigre de Amur como el guardián de la península por la ubicación geográfica de su hábitat, justo en la parte limítrofe entre Corea del Norte y China. El tigre también representa a los surcoreanos en especialidades deportivas como el taek-won-do o el futbol, donde aparece en el escudo de sus federaciones. En la economía a Corea del Sur se le conoce como uno de los 4 tigres asiáticos que se han logrado posicionar como ejemplos de innovación y progreso.

Sontag Hotel en Seúl, alrededor de 1910. Colección Robert Neff

Pero viajemos en el tiempo, en marzo de 1912, el Hotel Sontag era el lugar ideal para estar en Seúl, era un lugar de intriga política: cuartos traseros atormentados por personajes sombríos que tramaban la anarquía y los disturbios. Otros, pero un viajero estadounidense de nombre Roy Chapman Andrews, lo vio como un lugar para comenzar una gran aventura. Estaba lleno de mineros de oro de las concesiones de propiedad occidental en la parte norte de la península. desde ahí, Andrews organizó una expedición hacia la montaña Baekdu, la montaña más alta de la península de Corea, que a menudo se asocia con el misticismo y la aventura. ¿Recuerdan el hotel en «Mr. Sunshine«?

Japón ya ocupaba Corea y la anarquía reinaba en el territorio, pero aún así, Andrew obtuvo permiso de las autoridades japonesas para su viaje, ellos le proporcionaron un traductor japonés y él consiguió un cocinero, con ellos viajó a la costa noreste de Corea, cerca de la frontera con Manchuria, donde tuvo su primera aventura al toparse con el «Gran invisible» un tigre enorme y mortal que aterrorizaba a las aldeas de la región. Los tigres coreanos eran criaturas feroces, casi místicas, que habitaban las montañas y los bosques, y ocasionalmente cazaban hombres, incluso hasta las puertas de Seúl. El «Gran Invisible» no fue una excepción. «Ya había matado a media docena de niños y apenas pasaba un día sin que algún campesino lloroso no informara de una nueva pérdida a los gendarmes«. La gente le suplicó a Andrews que matara al tigre.

Andrews y su grupo en un pueblo coreano en 1912. Colección Robert Neff

Uno de los legendarios cazadores de tigres de Corea (famoso por su valentía y habilidad para disparar) fue asignado para ayudar al extranjero. Este cazador de tigres era un hombre mayor, pero un excelente cazador con nervios de acero, que en el pasado había matado a dos tigres arrastrándose hasta sus guaridas y disparándoles con un viejo rifle de carga.

Durante casi dos semanas, los cazadores vigilaron al tigre, cuando el animal atacaba una aldea, ellos intentaban adivinar dónde atacaría a continuación y lo esperaban. Finalmente arrinconaron al tigre en una de sus guaridas, y después de esperar casi un día a que saliera, el viejo cazador de tigres incitó a Andrews a meterse en la guarida. Afortunadamente para el tigre (o quizás Andrews), escuchó el acercamiento de los cazadores y escapó por una salida trasera. Continuaron cazando al tigre durante una semana más, pero el «Gran Invisible» los eludió y, agotados, abandonaron la caza. 

Parada para comer mientras cazaba en 1912. Colección Robert Neff

Decepcionado, Andrews consiguió que el gobierno japonés le asignara a 4 guías para acceder a la montaña Baekdu, nadie por su voluntad quería ir ahí ya que desde siempre se le han asignado poderes místicos y eventos sobrenaturales al lugar. Sin embargo el grupo no pudo subir a la montaña debido a que había mucha nieve, en cambio, se relajaron cazando a varios animales y Andrews consiguió hacerse amigo de un grupo de bandidos de Manchuria que también azolaba la región y a sus habitantes, chinos o coreanos. Finalmente Andrews y su grupo llegaron al rio Yalu donde le construyeron una balsa al aventurero y así, el hombre pudo regresar a Seúl para descubrir que lo habían dado por muerto…

¿Y el «Gran Invisible»? Fue cazado y asesinado, aunque no por Andrews, sino por los aldeanos coreanos!! Hoy en día se considera al tigre extinto en Corea, desafortunadamente, esto principalmente debido a la caza indiscriminada durante la ocupación japonesa.

El «Gran Invisible», alrededor de la década de 1910, cuando por fin fue asesinado.
Cortesía de la colección Diane Nars

Pero no nos pongamos tristes por éste tigre, en 2009 la BBC publicó una nota sobre un documentalista surcoreano de nombre Lim Sum Nam que ha establecido una fundación llamada «Sociedad de Conservación del Tigre Coreano» y ha establecido contactos con expertos rusos en tigres siberianos. Al respecto dice: «Estoy trabajando en un proyecto de crear una Centro de Conservación de Tigres cerca de la ZDC (la zona que divide a las dos Coreas), con la ayuda de Rusia y del primer ministro Vladimir Putin, quien podría enviar algunos ejemplares de tigres siberianos», explica. E insiste con el impacto político que él atribuye a encontrar un tigre en la zona que debido a la ausencia casi total de seres humanos, ha permitido que muchas especies silvestres se reproduzcan con más seguridad. «La naturaleza tiene más poder que la política para generar el sentimiento de unificación», dice este hombre que cree que ambas Coreas podrían sentarse a hablar tranquilamente si se trata al menos, de éste preciado animal…

La ZDC inhabitada por humanos, ha permitido el florecimiento de fauna y flora salvaje. ¿Recuerdan el documental que filmó Lee Min Ho en ésta zona?

Créditos Korea Times

Verónica Troncoso

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: