Cosas Extrañas sobre la Salud Mental en Corea

Las discusiones sobre la salud mental en Corea se han considerado tabú durante mucho tiempo. Admitir sufrir cualquier forma de lucha psicológica simplemente no era parte de la cultura. Algunos lo consideraban como un problema a superar con esfuerzo y perseverancia.

Otros querían que los que sufrían ignoraran sus problemas personales y, en cambio, se aseguraran de que se mantuviera la armonía del grupo. Para un sector diferente de la sociedad, expresar el sufrimiento mental personal señalaría algo malo en la familia en general, en particular sobre los padres. En términos más generales, se creía que cualquier intento de buscar asesoramiento, terapia o recetas daría como resultado una marca en el registro personal público y, por lo tanto, dificultaría la obtención de un trabajo o un seguro en el futuro.
Estas actitudes, correctas o incorrectas, eran todas ciertas en ese momento. Formaron la narrativa predominante en la sociedad surcoreana sobre la salud mental. Diversas estadísticas, encuestas e innumerables titulares de prensa también apuntan a esta realidad. Notará, sin embargo, que lo anterior está escrito en gran parte en tiempo pasado.

Claro que estas creencias y tabús no son exclusivos de Corea, en América Latina, con sus diferencias, aún muchas personas esconden sus problemas de salud mental, incluso de sus familiares o es común escuchar a algunas personas con un pensamiento simplista decir: «No sé porque te sientes triste si tienes todo para ser feliz, solo es cuestión de echarle ganas», haciendo que quien padece alguna condición que afecta su salud mental, se sienta culpable por no poder resolverlo.

Pero, volvamos a Corea, si bien las actitudes señaladas arriba siguen siendo válidas para gran parte de la sociedad, para muchos jóvenes las ideas sobre la salud mental se están deconstruyendo y reinventando. Están abandonando las creencias tradicionales y buscando compromiso, honestidad y comunicación. Ellos se están convirtiendo en los extraños. 

Esto se ha hecho evidente recientemente al observar cuántos adultos jóvenes coreanos en las universidades han comenzado a hablar abierta o privadamente sobre sus problemas. Con conferencias en persona y la interacción humana subsiguiente, en los últimos meses se ha visto a estudiantes hablar sobre sus trastornos alimentarios, TDAH, ansiedad, niveles de estrés, uso de drogas y luchas con la sexualidad, esto apunta a un cambio más amplio en la cultura.

El Centro de Asesoramiento Cibernético para Jóvenes y su servicio de apoyo 1388 ha visto un aumento continuo de personas de entre 9 y 24 años que buscan ayuda. De poco más de 600 000 sesiones de asesoramiento en 2011 a cerca de 900 000 en 2019. Esto se ha visto favorecido por el desarrollo de sesiones de asesoramiento electrónico que han ocupado más de una cuarta parte de todas las instancias registradas. Tales desarrollos tecnológicos significan que las personas ya no tienen que cruzar una barrera física y entrar a un edificio u oficina cuando necesitan ayuda, lo cual es un impedimento para muchos ya que podrían ser descubiertos por otros visitando a un psicólogo o psiquiatra. En cambio, las sesiones virtuales, les brindan privacidad y anonimato desde su propia casa.

Las universidades ahora también ofrecen consultas psicológicas y asesoramiento gratuito sobre salud mental para sus estudiantes. Estas sesiones tienen una gran demanda y normalmente están llenas. Todos los viernes a la 1 p. m., los estudiantes compiten para iniciar sesión y obtener asistencia profesional, y a menudo describen el proceso como algo similar a tratar de obtener entradas para conciertos de K-pop. El 20 de mayo, la Universidad de Hanyang ofreció 170 sesiones individuales diferentes de asesoramiento de 50 minutos, que operaron en 17 salas diferentes y se desarrollaron de 10 a. m. a 9 p. m. Todos los turnos fueron tomados.

Además del Centro de Orientación Cibernética para Jóvenes y las universidades, hay un crecimiento notable en el uso de prácticas privadas. La famosa psiquiatra Oh Eun Young ha cimentado un lugar en la conciencia pública a través de sus muchas apariciones en los medios y su enfoque de la salud mental, particularmente en las relaciones entre los niños y sus padres. Los dramas, las celebridades, los libros y los músicos también han impulsado la conversación de varias maneras.
Más allá de la terapia y el asesoramiento, el uso de píldoras y medicamentos también parece ser cada vez más frecuente. No solo en el uso, sino en la forma en que estas cosas se discuten públicamente. En una charla para la Royal Asiatic Society Korea esta semana, dos jóvenes coreanas compartieron abiertamente sus experiencias con la salud mental, el asesoramiento y el suicidio. En una sociedad tan competitiva que evalúa a sus integrantes en cada momento e interacción, al menos es un alivio que las cosas estén cambiando para bien de ellos mismos.

Durante más de una hora, describieron a la audiencia lo que vieron en el mundo cambiante que los rodeaba. Ya no se les decía a estos jóvenes adultos que si son dejados solos, simplemente lidiaran con sus propios problemas e intentarán si no solucionarlos, tal vez evadirlos.  A las personas ahora se les arrojan numerosas curas medicinales, de Adderall, Ritalin y una gran cantidad de estimulantes y tranquilizantes. Claro, con supervisión y vía receta médica.
Algunos de estos medicamentos están siendo utilizados por padres en Daechi-dong y otras partes del país para ayudar a sus hijos a superar el aburrimiento y la lucha de la vida Pero cualquiera que sea la razón, la realidad es la de un enfoque más amigable con las pastillas que el que el país haya visto en su historia.

Si bien la charla en la Royal Asiatic Society proporcionó información importante sobre la naturaleza real del estrés, las presiones y los temores que sienten los adultos jóvenes coreanos, también demostró que se trataba de personas dispuestas a tener tales conversaciones en público. Estaban felices de compartir la realidad que vivieron con sus compañeros y transmitirla a aquellos que, ya sea por edad o estatus social, tendrían poca idea de cómo están cambiando las conversaciones sobre salud mental aquí.

Por supuesto, todavía hay muchos problemas y obstáculos que superar. El suicidio, la alienación y el estrés entre los jóvenes del país ocupan un lugar destacado en algunas de las estadísticas más preocupantes. Pero si se toma el tiempo de hablar con algunos jóvenes adultos coreanos sobre el tema de la salud mental, se encontrará con una generación de personas que, quizás por primera vez, están más abiertas que nunca. Por ahora, la realidad está cambiando aquí en Corea. Los adultos jóvenes ahora se enfrentan públicamente al revés. Y todo parece moverse a cierta velocidad, más allá de los titulares.

Créditos The Korea Times

Verónica Troncoso

Entradas Relacionadas

2 Thoughts to “Cosas Extrañas sobre la Salud Mental en Corea”

  1. Mary

    Hola Verónica, buen dato, la sociedad coreana han concientizado el problema de la salud mental, y los índices de suicidio tanta altos, recuerdo que en algún momento de mi vida también necesite de una ayuda de un profesional, lo cual no somos inmunes, y el afán del dinero, del trabajo y la presión nos agobia, y lo dije abierto a los familiares de segunda linea, primos, tíos y también como dices como estás loca, refúgiate en una religión, y verás que te ayuda, opiniones tan superficiales como esta, nos aflige como soy un ser anormal y raro, no estos problemas afecta a todo el mundo y mas en una sociedad tan civilizada como la que estamos viviendo, que se nos ha olvidado nosotros mismos y nuestro interior, nuestro valor como seres humanos. saludos Verónica, que Dios te bendiga. 🤗😆

  2. Verónica

    Hola Mary!!

    Muchas gracias por comentar y compartir un poco de tu experiencia. Es una pena que a estas alturas todavía las personas estigmaticen a quienes nos atrevemos a enfrentar y revelar que no estamos tan bien y que necesitamos una ayuda profesional. Lamentable también que se ofrezcan soluciones que no a todos les funcionan porque vienen desde fuera y, en mi opinión, son dogmas de fe, más que una ayuda para una situación real que te afecta más allá de lo que puedes entender.
    Pero en fin, al menos hablándolo de forma honesta, otros que puedan sentirse avergonzados o impotentes ante una situación parecida, sabrán que hay opciones.
    Saludos y abrazos para tí también 😀

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

//whairtoa.com/4/3845014
A %d blogueros les gusta esto: